Inicio / Noticias / Regionales / Concejales Bolivarianos de Iribarren rechazaron paro de transporte

Concejales Bolivarianos de Iribarren rechazaron paro de transporte

Concejales Bolivarianos de Iribarren rechazaron paro de transporte
Concejales Bolivarianos de Iribarren rechazaron paro de transporte

La presidenta del Concejo del municipio Iribarren, Martha de Leal expresó su rechazo al paro de transporte convocado por el
Sindicato Automotor, considerando que con acciones como estas se atropella al pueblo, ya que se ve afectada la movilidad en la ciudad.

Asimismo, señaló que estas medidas apátridas del sindicato se han hecho de manera reiterativa y confía en que los concejales revolucionarios conjuntamente con el alcalde Luis Jonás Reyes Flores y la gobernadora Carmen Meléndez unirán esfuerzos para solventar esta situación, ofreciendo a los barquisimetanos la garantía de contar con el servicio de transporte.

“Dejar al pueblo sin transporte forma parte de la anarquía y los chantajes que lleva a cabo el sindicato, sin duda alguna abusan del pueblo” expresó la presidenta del hemiciclo.

Se irrespetó a la feligresía durante la procesión de la Divina Pastora

Con respecto a lo ocurrido durante la procesión de la Divina Pastora, la edil bolivariana Martha Leal consideró que los sacerdotes irrespetaron a la feligresía, al ofrecer un discurso político, en lugar de oficiar una homilía en el marco de la visita 162 de la excelsa patrona de los larenses.

Igualmente, puntualizó que las palabras de Monseñor Víctor Hugo Basabe y el Arzobispo de  Barquisimeto, Antonio López Castillo. se salieron del orden de la eucaristía y no brindaron un mensaje de paz ni de amor, en una procesión que ya venía cargada de fe y espiritualidad.

Por último, aseveró que se violó un acuerdo entre las autoridades municipales y regionales de no politizar el acto religioso, acuerdo que fue respetado por el Alcalde del municipio y la Gobernadora, quienes mantuvieron una postura de fe y respeto hacia los devotos, aún cuando durante la eucaristía los sacerdotes lanzaron dardos venenosos contra el proceso revolucionario.